Follow by Email

lunes, 21 de mayo de 2012

Las otras cacerias de Juan Carlos

Botsuana no ha sido el único destino elegido por el Rey para cazar en el continente africano. Don Juan Carlos también ha participado al menos en un safari en la vecina Zimbabue, alojándose en el exclusivo resort Pamushana Lodge, junto a la reserva de Gonarezhou.  
El monarca, según diversas fuentes consultadas por El Confidencial, viajó con "varios empresarios, entre ellos una mujer", y practicó la caza de elefantes y leopardos.
En la madrugada del pasado viernes, según la versión oficial difundida por La Zarzuela, el Rey sufrió una caída en su campamento de caza en Botsuana quele provocó un "estallido de fémur" y la rotura de una cadera. El jefe del Estado había acudido a la república centroafricana con "un grupo de acompañantes", cuya identidad es guardada bajo siete llaves por la Casa del Rey. Sin embargo, algunas fuentes consultadas por este diario aseguran que la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del monarca, formaba parte de la comitiva.
El Pamushana Lodge es un lujoso resort,al alcance de muy pocos bolsillos, enclavado en la reserva natural de Malilangwe, al sudeste de Zimbabue. Don Juan Carlos, según las fuentes consultadas, pasó cinco noches en el refugio privado del hotel, la estancia más cara del complejo: nada menos que 5.785 dólares -más de 4.400 euros- la noche. En la reserva apenas queda medio centenar de los cerca de 500 rinocerontes negros que aún habitan en Zimbabue. Este animal, que hace décadas poblaba en abundancia las llanuras del país, hoy se encuentra al borde de la extinción, sobre todo por la acción de los cazadores furtivos.
El jefe del Estado, obviamente, no cazó en Malilangwe -un área protegida-, sino en las safari areas colindantes con la cercana reserva de Gonarezhou, fronteriza con Mozambique. En la zona abunda el elefante, el búfalo, la cebra, el hipopótamo, la jirafa y el leopardo, entre otras muchas especies, cada una de las cuales tiene una tarifa distinta para los cazadores. El ejemplar de elefante, junto al de leopardo, son los más cotizados: más de 25.000 dólares el primero y unos 15.000 el segundo. Y ésas fueron, precisamente, las piezas que se cobró Don Juan Carlos, según las fuentes consultadas.
En un amplio reportaje de la revista Travel Zimbabwue publicado en diciembre de 2009, el periodista Mark Stratton describe los tesoros naturales y animales que encontró en las reservas de Malilangwe y Gonarezhou. Y tras visitar el cercano resort de Pamushana Lodge, donde se alojó Don Juan Carlos durante su viaje de caza, escribió que "la lista de clientes famososde Pamushana incluye al actor Michael Douglas y al Rey Juan Carlos de España".

No hay comentarios:

Publicar un comentario